domingo, 17 de marzo de 2019

Buen comienzo del 2019: a la perla de oriente>Cebu y Siquijor

El año empieza con buen pie, viaje programado con oferton de vuelo solo ida como siempre, aunque escala larga en Munich. Son mediados de Enero y en Madrid hace bastante frío, embarque acatarrado y me pasa factura, ya que es malo volar griposo. En Manila aterrizo medio sordo con los oídos taponados, fue en el siguiente vuelo a Cebu cuando mejore un poco, taxi al hostal y a descansar.
Llegue al amanecer y pude dormitar hasta la hora de comer, voy en busca de comida y el cambio de temperatura me pega la primera bofetada.....bien ; -)
Estoy en la isla de Mactan y mi hostal esta a 2km del monumento a Lapu-Lapu y Magallanes.

En teoría es por esta zona donde se dio la batalla entre Magallanes y el ejercito de Lapu-lapu el 27 de abril de 1521, día en el que falleció por cierto. El muy fantasma iba con 65 hombres ante un ejercito de 1500 y paso lo lógico, murieron casi todos con unos pocos volviendo a los barcos.

Aún así los filipinos no son nada rencorosos y han mantenido en pie el monumento a Magallanes y las gestas españolas de la época....encima el 7-eleven esta cerquita que calufa illo.

La mañana siguiente tomo un ferry que me cruza a la ciudad de Cebu, atravieso la zona portuaria donde vi como detienen a un ladrón, se ve mucha inmundicia y problema de drogas sitio a evitar.
El motivo del paseo es visitar el fuerte de San Pedro, recorro sus murallas con mi mochila a cuestas sudando como un pollito, menos mal que hay zumos de buko(coco) para hidratarme.

Un bus horrible con un tapón de trafico interminable me lleva a Moalboal y yo moqueando del catarro, zona turística al sudoeste de Cebu. Entre pitos y mas pitos arribo casi de noche quedandome 2 días en la downtown, con sus tiendas locales y centro comercial para sacar pasta. Exploro la costa camino a Panagsama beach la zona preparada para el turismo extranjero, oteo las primeras bangkas(embarcación filipina) con la sierra cebuana de fondo cubierta por nubes amenazadoras.
Pierdo un pequeño deposito en el jj´s place pero es que la primera noche era en dormitorio, cuando iba de camino encuentro Ivonne`s Apartelle que por 800pesos es una habitación doble estupenda pegada al mar, me aloje tres noches me vino bien para recuperarme del estado griposo que arrastraba.
                        Que fruta sera esta que había en los alredeores muchacho sabe dios
Fui a la famosa white beach bordeando la costa en la que hay que pagar 20pesos en concepto de entrance fee, la verdad no tengo ni fotos me decepciono un poco aunque no soy muy de playas.
Por fin me animo a alquilar moto en Moalboal, el precio es barato y puedes dejar cualquier documento de identificación no solo el pasaporte como en otros países, un alivio en caso de tener algún problemon. El primer día doy la vuelta al tercio sur de la isla cebuana, una kilometrada que mereció la pena por lo que disfrute de sus lugares y contrastes entre zonas.
Para ello conduzco hacia el norte hasta la villa de Ronda, aquí el desvió al este por la carretera Ylaya road atraviesa la isla a su costa oriental, el firme esta en buen estado y es un lugar remoto, incluso pocos filipinos transitan a excepción de los lugareños. Las fotos no hacen justicia a las vistas que se contemplan, pare a desayunar las compras del 7-eleven con unas sensaciones muy positivas.
En Taloot la cosa cambia hay mas gente es un pueblo costero, mas calor que las colinas, movimiento por todos lados pero agradable igualmente. Conduzco dirección sur con el mar siempre a la vista pasando por los pueblos de Argao, Dalaguete y Alcoy....
En Boljoon veo la primera iglesia colonial del día que merece una parada y descanso, la iglesia y baluarte de bojoon en buen estado de conservación.
Las tejas rojas y el campanario dan un aire tan familiar a la escena que siento no estar tan lejos, estampa que se repite en sucesivas ocasiones de la ruta. Mas al sur esta Oslob localidad famosa por el avistamiento del tiburón ballena; estos van semi-domesticados a comer de las bangkas con turistas apelmazados esperando nadar con los gigantes unos segundos, ni pregunte precios.
Lo que si hago es comer algo frente a la iglesia de nuestra señora de la inmaculada concepción y su baluarte bastante carcomido por los elementos, también recuerda tiempos pasados.

Antes de alcanzar la punta sur de Cebu me desvió a las Tumalog falls, unas cascadas que disfruto desde la distancia viendo que el tiempo se me echaba encima.
Desde Looc se aprecia en la distancia Sumilon island, apta para los interesados en disfrutar de un islote con una playa de arena blanca como el azúcar.....azúcar moreno en caso de tifón ja.
En Liloan bebo una de mis aficiones filipinas, los cafés a 5pesos de algunas maquinas repartidas por sus poblaciones, tienen café 3in1, capuchino o caramel jejeje. Mientras veo zarpar un ferry dirección Dumaguete, el cual pillare 2 días después en mi ruta a Siquijor.
Estoy a 70km de Moalboal y son las 16.30pm vamos que decido disfrutar del camino y llegar de noche. Descarto Aguinid falls porque están muy chulas y hace falta tiempo para disfrutarlas, sin embargo voy a las cercanas Binalayan falls, desconocidas para casi todo el mundo. El guia muy majete nos acompaña y otro voluntario me ayuda a subir al agujero por el que saltar a la poza, mientras me hace fotos del momentazo.

El sol se pone cuando estoy en Alegría a unos 25km de Moalboal, el resto de la jornada toca conducir de noche con cuidado ya que la carretera principal parece el centro social de la peña. Aquí se encuentra la iglesia parisina de San Francisco Xavier, ultimo edificio destacable por la zona.
La mañana siguiente con la calma me dirijo al pico Osmeña famoso por sus vistas, no sin antes aprovisionarme ya que no tiene pinta de haber tiendas en la zona. Desde el barangay(barrio)de Bugas el maps.me me indica a subir la sierra por un camino que se convirtió en un pedregal, no se como llegue a la parte alta de la serranía además la gasolina estaba tiritando.

Realmente parecen una sierra de corte desde la distancia estas montañas que pocos viajeros se aventuran a visitar, una vez en su zona alta la cosa es llegar a Mantalongon con imponentes cultivos de arroz.
Con el maps me las arreglo para aparcar cerca del pico, sigo un sendero que desaparece teniendo que hacer monte a través hasta la cima con varias personas disfrutando sus vistas de ensueño. Las montañitas son cónicas con el final puntiagudo, todo se ve verde y húmedo no parece tropical.
También se aprecia muy bien la península donde se asienta Moalboal!!


Hacia el este la sierra desciende un poco hasta una meseta con varias aldeas agrícolas, se ven muy productivas al escapar del calor de la costa. Tuve la suerte de encontrar gasolina en Mantalongon ya que estaba seco practicamente.
Desciendo a la costa por la carretera que va a Alegría para hacer una ruta circular y que acierto, en las villas la gente es super autentica, como un endemismo dentro de Cebu jajajaj y las vistas...
Además me topo sin querer con las Cambais falls, al ser las 17.00h el hombre que había medio sobao no me cobro nada, no me bañe porque a esas horas se pasa frío en la moto mojado que sino...

Algo mas abajo surgen otras cascadas que no aparecen ni en los mapas, las Montpelier falls escondidas en un valle perdido. Son justo las 6pm antes de anochecer verlas un momento y volver por la selva a la carretera, en Alegría ya es noche cerrada.
En Moalboal a parte de dormir lo único que hice una mañana fue esnorkelear con el famoso banco de sardinas, frente al muelle amarillo de panagsama beach, merece la pena sin necesidad de un tour.
Me ha sorprendido gratamente el sur de cebu, Moalboal esta bien como base de operaciones pero la isla tiene mucho que explorar y sentir.
Un día de autobús a Liloan, ferry a dumaguete, jeepney al puerto y otro ferry a Siquijor acaba con cualquiera, pero pude conectar todo llegando de noche a la isla del fuego.
El hospedaje del puerto es horrible y escapo al día siguiente a la zona de San Juan tras alquilar la bendita moto que te soluciona tanto en estos lugares. Me hospedo en Casa Miranda en un cuchitril un par de días, al menos tengo baño privado con mis propias cucarachas. Lo primero voy a las cercanas cascadas zodiak, una seria de saltos nombrados según el horóscopo, un buen trabajo de unos voluntarios locales.

Sin ser gran cosa lo interesante es el recorrido entre cada salto, dando nombre a cada uno con especial atención a mi cascada ; -)

Por el oeste se asciende poco a poco siempre gracias al maps.me hasta el centro de siquijor, con su imponente mirador desde el monte Malabahoc a 628m siendo el punto mas alto de la isla. Primero la vegetación es abierta con algún cultivo, mas tarde predomina selva virgen, incluso en rincones perdidos se ven cabañas con gente viviendo integrados en la naturaleza.

Desciendo por la arteria principal que atraviesa la isla de norte a sur, yo voy al sur hasta la población de Lazi, donde tras un día sin apenas comer compro un lechon manok(pollo asado) entero. Me doy el festín frente al ayuntamiento ante la mirada etérea de Jose Rizal héroe nacional.
Por la mañana me animo a desayunar algo que tenia en mente, un manjar filipino llamado Balut; y que es esta delicatesen juasjuas pues un huevo a medio formar, sabe igual pero con pelillos. Se unta con sal y un chorro de soja y a disfrutar con el café 3en1.
Tubod beach es el lugar de mi habitación, con buenas vistas de la isla de negros y un sunset insuperable que disfrute con una pareja catalana en nuestro antro particular.
La carretera de Lazi a Larena deleita con unos montes pelaos que recuerdan la actividad humana.


El centro este posee varios viewpoint desde los que contemplar las costas de Larena al norte o María al sureste, esta todo medio deforestado con muchos campos de cultivo, al menos mantienen la selva virgen del centro montañoso.

El ambiente es super relajado, el mayor movimiento se da en Larena los días que hay ferry pero tampoco se puede decir que haya estress como en occidente.
No se como pero no encontré las Cangbangag falls, de hecho termine en un sendero con final en "the holy mountain cross" madrecita, bueno las vistas merecían la pena y mucho.

El sendero era estrecho justo para pasar la moto, un descuido a un lado u otro y moto al desfiladero, aquí se ve el único espacio grande frente a la cruz con mi moto de batallas.
Me cambio a Replica Manor guesthouse cerca de siquijor town un acierto, sin ruidos de noche, desayuno rico y muy amplio. En la zona oriental esta  Salagdoong forest, un bosque de caucho con un centro de recuperación de monos primero y al final la playa que cuesta 50pesos. Es un poco turistada pero bueno un baño y a seguir ruta.
Cerca del pueblo de Maria hay playas mayormente de pescadores locales, mirar que guarretes los culebras....es broma si fuésemos igual de pobres nos importaría la contaminación un carajo también.
En la península situada al sureste hay una reserva forestal, Liloan forest con una playa de difícil acceso que encuentro gracias al maps. Monkey beach es bastante salvaje hay que bajar una pared vertical para acceder, el agua sigue bastante agitada sino el snorkel debe ser cojonudo.

El cambio climático se nota en cada rincón del planeta, es temporada seca la primavera que llamar aquí a febrero-marzo, pero el tiempo sigue algo revuelto restos de tifones del pacifico dejan inestabilidad moderada.
Visita obligada son las Cambugahay falls a escasos 2km de Lazi, son perfectas para darse un buen baño, disponen de cuerdas desde las que lanzarse al agua por 30pesos, la entrada es gratuita con una caja de donativo yo al salir eche un billete ya que merecen la pena.

Acto seguido me pase por las Lagaan falls aunque son mas simplonas que Cambugahay pero pillan relativamente cerca.
Después de rehidratarme voy a la busca de la cueva Banahaw, lo típico un guia te lleva a cambio de la voluntad, a la salida estaba con mas gente y me invitan a un vaso de red horse, la versión potente de la cerveza San Miguel 7%, yo les doy mis ultimas almendras saladas que por allí no abundan.

Los últimos dos días me alojo en Xylla´s guesthouse un lugar acogedor cerca de Lazi por 500pesos, algo mas barato que Replica Manor. Entre Larena y Enrique Villanueva me recomendaron una zona de resorts, pero las playas estaban sucias con mucho manglar esparcido entre hoteles. Al menos las vistas merecieron la pena desde sus colinas medio peladas.
Me despido de la "isla de fuego" llamada así por los españoles ya que cuando la descubrieron los filipinos la considerában tierra de brujas, magia y hechizos.
En Larena hago tiempo vacilando con los granujas del lugar:
Al atardecer zarpa el ferry a mi siguiente destino no os perdáis el siguiente capitulo.....